Siempre que uno se levanta, crece

Home / Blog / Siempre que uno se levanta, crece

Si vemos las situaciones de dificultad como una oportunidad de crecimiento, nuestro cerebro nos ayudará a resolverlo segregando serotonina y endorfina.

Aprende a visualizar el problema, la dificultad, como un reto y automáticamente despertarás la ilusión y te sentirás con ganas de ir a la acción.

Por el contrario si piensas en el problema como una dificultad, tu cerebro liberará angustia, tristeza, ansiedad, miedos y tu cuerpo se pondrá tenso, ralentizando tus posibilidades de salir adelante.

El ser humano no crece en momentos de confort, crecemos ante las dificultades. Tan solo tienes que mirar hacia atrás en tu vida y recordar como te sentías cada vez que superaste un reto, una dificultad, un problema que se te cruzó en la vida.

No importa que nos tropecemos o que nos caigamos, lo que realmente marca la diferencia entre las personas es la actitud que escogemos para levantarnos. Piensa en como sueles levantarte: con reactividad, culpando al mundo y los que te rodean. Con victimismo, sacando tu niño interior en vez del hombre o la mujer que llevas dentro o con proactividad, sacando el aprendizaje de lo ocurrido y buscando el camino que necesitas recorrer para solucionarlo. ¿Que actitud sueles escoger??

Recuerda siempre que la actitud que escogemos para vivir nuestra vida depende solo de uno mismo. Que el enfoque o la mirada con la que veas los problemas solo depende de ti.

No me creas experimentalo y comparte con nosotros tus resultados.

Elena Martínez del Hoyo Vázquez
Creadora de la Metodología CoEquipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *