Lo único permanente es el cambio

Home / Blog / Lo único permanente es el cambio

Lo único permanente es el cambio, basta observar las nuevas tendencias en selección de personas cualificadas para que formen parte de las organizaciones.

En mi experiencia de más de 12 años trabajando con personas, en su selección y desarrollo,  puedo afirmar el gran peso que tiene la estabilidad entre la formación de un candidato y el grado de equilibrio de su inteligencia emocional y relacional. Esta última, hoy más valorada incluso que solo la inteligencia racional.

Las organizaciones ágiles, aquellas con una gran capacidad de adaptarse a múltiples cambios sin necesidad de modificar su esencia (es decir sus valores, filosofía y cultura), están basadas en las personas que la integran y en su habilidad de comunicar y coordinar en su interior. La organización inteligente provee el contexto y la libertad para que las habilidades de sus integrantes florezcan y se trasmitan profundamente en la inteligencia y competencias de sus miembros.

Para ello el perfil del trabajador del nuevo milenio debe reunir unas características básicas, entre las cuales destacan:

  • Facilidad para adaptarse a los cambios estructurales, tecnológicos y a diferentes personas.
  • Liderazgo
  • Facilidad de aprender y transmitir.
  • Ética y valores.
  • Capacidad para trabajar bajo presión
  • Facilidad para trabajar en equipo.
  • Dotes para negociar.
  • Autoestima Equilibrada: por ilógico que parezca, la aceptación de uno mismo es un elemento favorable y esencial a la hora de buscar trabajo.

Según Cohen (l981), la Selección consiste esencialmente en comparar las aptitudes y posibilidades del candidato con las exigencias del puesto. Entonces, en la Selección de Personal subyace el concepto de equilibrio entre las exigencias del puesto, las potencialidades y características de la persona.

En el proceso de selección cobran importancia factores como la capacidad de aprendizaje, habilidad para transmitir información, la creatividad, iniciativa y orientación al trabajo en equipo.

Las características de las relaciones interpersonales dejan de tener un significado meramente social para convertirse en un factor de éxito laboral en todo nivel INSTITUCIONAL, de modo que las HABILIDADES sociales y asertividad pasan a ser factores críticos de éxito de los trabajadores a todo nivel, impactando en la calidad del servicio de cualquier sector.

En consecuencia, para la realidad del mercado actual, ya no es suficiente la redacción de un buen currículo acompañado de una foto atractiva o un vídeo de pocos minutos, si no se dispone de lo más importante hoy para el negocio de cualquier organización: “Personas maduras y equilibradas producto de su autoconocimiento, capaces de adaptarse, ser proactivos y con un espíritu de sinergia donde 1+ 1= 3”.

Me gustaría finalizar reafirmando que, a través de cientos de entrevistas con personas, como conclusión he podido comprobar que la clave del éxito profesional radica en aquel trabajo de desarrollo y formación que permita nivelar los hemisferios cerebrales para obtener lo mejor de  cada una de ellas. Esto es lo que marca la diferencia en la vida plena de una persona y en la cuenta de resultados de las organizaciones.

Gabriela Contreras Argento
Coach PCC – ORSC – Counselor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *