La importancia de CoEquipo en los equipos de trabajo

Home / Blog / La importancia de CoEquipo en los equipos de trabajo

La metodología CoEquipo tiene una gran relevancia a la hora de organizar equipos de trabajo. Nos lleva a una toma de conciencia que ubica a los individuos en su manera de interpretar sus circunstancias; que permite entender que el mapa no es el territorio, que cada persona tenemos un mapa mental diferente, confeccionado a través de las experiencias vividas, la educación recibida, las creencias y los valores familiares. Es importante para los equipos de trabajo entender que podemos estar hablando de lo mismo desde una perspectiva completamente diferente, y que saber esto puede evitar conflictos y ayudarnos a que cada cual aporte desde su esencia.

Carl Gustav Jung (1875-1961), psiquiatra suizo, delineó cómo una persona puede llevar una vida estimulante, significativa y con una dirección clara, si cuenta con la oportunidad de desarrollar, utilizar y ser recompensada por usar sus preferencias naturales.

En su modelo de las cuatro funciones (1920-1930), Jung hablaba de cuatro funciones de la conciencia, que explica de qué manera las personas obtienen, valoran y procesan la información:

  • Pensamiento: función que permite la comprensión, entendimiento y adaptación al mundo, mediante relaciones intelectuales y consecuencias lógicas. Busca el significado y la finalidad.
  • Sentimiento: es el responsable de la valoración afectiva que hacemos del mundo. Evalúa en función de algo subjetivo.
  • Percepción o sensación: función que permite captar las cosas como son, sin juicios de valor. Qué es el objeto y cómo es.
  • Intuición: nos habla de las posibilidades futuras contando con nuestra experiencia.

Poniendo un ejemplo sencillo, si en un equipo de trabajo mostráramos un lápiz y pidiéramos que nos hablaran de él, nos encontraríamos diferentes definiciones, en función de las diferentes perspectivas. Una persona con prevalencia en la función pensamiento, nos diría es un objeto que sirve para escribir. Alguien, desde la función sentimiento, podría indicarnos que es un objeto que le trae recuerdos de la infancia, del colegio… Desde la función percepción, nos dirían que trata de un objeto de madera con un grafito en su interior. Y desde la función intuición nos podrían decir que es un instrumento de escritura que cuenta con otras muchas posibilidades: separador de páginas, regla improvisada…

Un poco más tarde, en 1969, Roger Sperry (1913-1994) Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1981 por sus estudios sobre el “cerebro partido”, habla de los dos hemisferios cerebrales, unidos entre sí por un haz de conexiones: el cuerpo calloso.

Según la teoría del dominio del lado izquierdo o derecho, cada lado controla distintos tipos de pensamiento. Además, dice que la gente prefiere un tipo de pensamiento sobre el otro. Por ejemplo, una persona que utiliza más la parte izquierda del cerebro se dice que es más lógico, analítico y objetivo; mientras que una persona que utiliza más el lado derecho, se dice que es más intuitivo, reflexivo y subjetivo.

En 1970, Paul MacLean (1949-2007), refirió que el cerebro humano está constituido por tres capas o formaciones estructurales, que representan un avance en el desarrollo evolutivo.

  • Cerebro reptiliano paleoencéfalo: capa más profunda y antigua. Controla conductas estereotipadas para la supervivencia (comer, respirar…).
  • Cerebro paleomamífero o límbico: constituido por las estructuras del sistema límbico. Resulta esencial en la conservación de la especie.
  • Cerebro neomamífero o neocórtex, cortical: constituye el sustrato neuronal de pensamiento racional.

En la década de los 70, Ned Herrmann viene a cimentar la teoría de Jung. Ned Herrmann (1922-1999), elaboró un modelo que se inspira en los conocimientos del funcionamiento cerebral. Establece una analogía de nuestro cerebro con el globo terrestre con sus cuatro puntos cardinales. A partir de esta idea representa una esfera dividida en cuatro cuadrantes, que resultan del entrecruzamiento de los hemisferios izquierdo y derecho del modelo Sperry, y de los cerebros cortical y límbico del modelo MacLean. Los cuatro cuadrantes representan cuatro formas distintas de operar, de pensar, de crear, de aprender y, en suma, de convivir con el mundo.

Posteriormente, en la década de los 80, la Dra. Benziger, experta en los fundamentos neurocientíficos del modelo de los tipos de Jung, intenta integrar la información neurológica disponible hasta ese momento con la información histórica de cómo pensamos.

Nos habla de cuatro áreas especializadas:

  • Lóbulo sensorial izquierdo: ordena internamente la información que recibe para generar datos y acciones ordenadas (orientado a los objetivos).
  • Lóbulo sensorial derecho: busca el contacto, la conexión y el sentir. Esta área evalúa la información separando lo que indica armonía de lo que indica falta de armonía.
  • Lóbulo frontal izquierdo: trabaja desde la lógica, el control, la precisión y el comportamiento orientado a la meta.
  • Lóbulo frontal derecho: es el más abstracto, dirige su atención a los cambios en el ambiente, especialmente cuando generan patrones amplios. Juega internamente con estos patrones y usa su imaginación para transformarlos, manejando una danza verbal con gestos que acompañan al habla.

Actualmente, desde CoEquipo, teniendo como base la teoría de Ned Herrmann y complementándola con la de la Dra. Benziger, planteamos un ejercicio de autoconocimiento que pretende, partiendo de la esencia personal y desarrollando el resto de las áreas, un equilibrio cerebral que nos permita situarnos en el área de pensamiento adecuada en cada circunstancia.

“La vida no consiste en sobrevivir a la tempestad, se trata de saber cómo bailar bajo la lluvia”.

Cuando los equipos de trabajo son conscientes de esto y descubren sus debilidades y fortalezas, aparece una nueva oportunidad de desarrollo y crecimiento que los lleva a soñar y producir cambios en su funcionamiento aumentando su rendimiento, aprovechando todo su potencial.

El trabajo desde la metodología CoEquipo nos lleva a esta situación ideal con la que cualquier líder sueña cuando forma a su equipo de trabajo.

Victoria Eugenia García Martínez
Psicóloga y Coach de Equilibrio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *